¡Buenos días agilistas! Hoy vengo a hablaros de un tema donde parece que todavía hay un poco de confusión: las fechas y las planificaciones en agilidad (en Scrum en este caso)

Nosotros ya hemos dicho mil y una veces, en las distintas entradas de este blog, que la base de Scrum es el empirismo. Esto es, tomamos decisiones en base a datos, evidencias (cosas que ya han pasado) y no intentamos predecir el futuro.

Esto, choca de frente y con mucha fuerza con la gestión tradicional, donde cualquier planificación implica una predicción del futuro y una fecha de entrega inamovible.

Bien, ¿quiere esto decir que como no puedo (debo) predecir el futuro, entonces no planifico en Scrum?

Pues hombre, teniendo un evento que se llama literalmente Sprint Planning, no parece que eso tenga mucho sentido.

Entonces, ¿Cómo planifico y soy empírico a la vez?

Pues con dos elementos clave: por un lado, planificamos en iteraciones cortas (ya sabéis, con un horizonte de un mes como máximo) y, por el otro, ponemos el foco en el acto de planificar en sí y no en el plan (que se quedará obsoleto muy rápidamente)

Varios apuntes al respecto.

Planificar en iteraciones cortas también quiere decir entregar en iteraciones cortas. Si planificamos nuestros Sprints y luego no entregamos un incremento de producto potencialmente puesto en producción…pues entonces no estamos sprintando, si no estamos sprintando y nuestra agilidad se basa en Scrum, pues tampoco estaremos siendo ágiles.

De hecho, esta entrega de producto es el objetivo del Sprint:

The heart of Scrum is a Sprint, a time-box of one month or less during which a “Done”, useable, and potentially releasable product Increment is created – <https://www.scrumguides.org/scrum-guide.html#events-sprint>

Así que, si entregamos incrementos de producto en iteraciones cortas, ya tenemos n-cientas fechas de entregas (una por cada iteración)

A partir de aquí, en la guía Scrum no se menciona ninguna práctica o técnica para tener una visión de Producto por encima de la iteración, ¿quiere eso decir que no pueda tenerla?

No.

Porque lo que sí dice la guía Scrum es:

[…] Scrum exists only in its entirety and functions well as a container for other techniques, methodologies, and practices. –  <https://www.scrumguides.org/scrum-guide.html#acknowledgements>

Por lo tanto, en Scrum tenemos definidos al menos los dos niveles más bajos de la planificación:

1- Daily Scrum – Time-box definido (15 minutos) y cadencia fijada (todos los días)

2 – Sprint – Time-box definido (hasta un mes) y cadencia fijada (iterativo)

A partir de aquí, podemos establecer al menos tres niveles más de planificación:

3 – Release – Conjunto de PBIs que cumplen un hito de producto.

4 – Roadmap – Hitos que queremos conseguir con el producto.

5 – Visión – Por qué y para qué hacemos el producto.

La diferencia entre estos tres niveles y los dos anteriores es que en estos no hay time-box definidos y, por lo tanto, no hay fechas fijadas.

Si conseguimos un ritmo de entrega constante en nuestras iteraciones, lo que seremos capaz de hacer es proyectar fechas de entrega, más o menos predictivas, a nivel de release o de roadmap.

Pero de nuevo, lo que aporta valor directo al producto NO es la entrega en una fecha concreta.

Lo que aporta verdadero valor es que estos niveles de Release, Roadmap y Visión CAMBIEN en base al feedback temprano y de valor que consigamos a través de la entrega continua en nuestras iteraciones.

¿Y vosotros? ¿A cuántos niveles planificáis en Scrum?

¡Feliz semana!

Wife Asks GIF

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar