Como la agilidad no descansa nunca, y pese a que muchos estaréis de vacaciones (incluido el #inspectorAlcibíades), esta semana vamos con un nuevo post. Esta vez queremos inspeccionar con vosotros una reflexión que hacemos a menudo sobre las métricas y los equipos ágiles.

Que medir es necesario, eso lo tenemos todos claro, por aquello de ‘lo que no se mide, no se puede mejorar’, que decía William Thomson Kelvin, y, desde luego, también tenemos clara cual debe ser nuestra primera (y principal) métrica:

Working software is the primary measure of progress

https://agilemanifesto.org/principles.html

Hasta aquí era fácil, tienes a tu equipo ágil (un Scrum Team, por ejemplo), sabes qué producto quieres construir (o al menos, sabes por donde empezar, qué tiene más valor) y sabes que la principal medida de progreso, de que las cosas están yendo como deben ir, es el ‘software’ (o producto) funcionando.

Cuando todo parecía estar en perfecta armonía, de repente, una cascada de dudas cae sobre ti, y que oye, igual la Simplicity no es tan essential, igual necesitamos saber un poquito más, no solo que entregamos working software iteración a iteración.

Y hasta aquí, me parece perfectamente coherente. El reto aquí es encontrar las métricas ‘ágiles’ que sean valiosas: que si la velocidad, que si el factor foco, que si el time-to-market….Y por último, una que he visto repetirse en muchos equipos: medir si el equipo está entregando aquello con lo que se ha comprometido que va a entregar.

Es decir, medir cómo de predictivo es tu equipo ágil.

Y esto, que a priori podría hacer temblar mi brillante placa de inspectora ágil, me ha dado mucho que pensar. Obviamente, la predictibilidad no es el objetivo de un equipo ágil, pero, un equipo de alto rendimiento a ritmo sostenible, con un product backlog lo suficientemente bien refinado para que todos sus PBIs fuesen del mismo tamaño, ¿no acabaría siendo predictivo? Y es más, ¿no acabaría esto siendo una ventaja competitiva?

Bajo esa premisa, ¿tendría sentido que la predictibilidad de nuestro equipo ágil fuese una de nuestras primeras métricas? Inspeccionar y adaptar cómo refinamos, cómo estimamos, cómo incrementamos el producto, para poder llegar al alto rendimiento con el equipo.

Aunque por otro lado, y en la realidad en la que nos encontramos ahora mismo, ¿cómo de estables son los equipos para poder llegar con ellos hasta un estado de alto rendimiento? ¿existe el alto rendimiento? ¿o en el mundo V.U.C.A en el que vivimos siempre va a haber formas de “superar cualquier expectativa razonable“?

¿Qué opináis vosotros? ¿Cuál es la mejor métrica para un equipo ágil?

¡Feliz semana!

#InspectoraVega

i tried harry potter GIF

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar